PALABRA REVELADA DEL APÓSTOL CARLOS JIMENEZ

1.24.2007

SEXTA LLAVE: EL SEMBRAR

¿Recuerdas cuantas veces como líder tuviste una necesidad imperante y solo la lograste cumplir cuando le diste algo a alguien?
¿Te has olvidado que cuando no eras líder, apenas dabas poco para las necesidades de tu iglesia?
¿Te has olvidado que cuando Dios te ascendió al liderazgo, se te impuso una mayor entrega de tu tiempo?
Creo que tampoco has olvidado que para cumplir con tus obligaciones de líder, comprometiste tus recursos y al hacerlo, pudiste lograr el cometido que se te demandaba.
¿Te diste cuenta que cuando te comprometías más, El más te suplía y nunca te dejó solo sin cumplir su compromiso?
No te olvides que todo en la vida funciona a base de la ley más fuerte que existe en el mundo, inclusive, más fuerte que el mismo diablo; es la ley de siembra y cosecha; observa lo que dijo Dios de ella: “Mientras la tierra permanezca, no cesarán la sementera y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, y el día y la noche” Génesis 8:22.
Muchas veces, cosas que nos suceden son productos de esta ley, y debes estar bien atento a lo que haces, a lo que dices, a lo que piensas y a lo que te acostumbraste pues, aunque no lo creas, todas esas cosas son semillas que tarde o temprano producirán una cosecha positiva o negativa, de acuerdo a como ejecutamos nuestras acciones.
Estudiando la vida y la Biblia he encontrado por lo menos unas dieciséis semillas con sus respectivas cosechas y estas son:
1 - La oración, que produce comunión con Dios.
2 - El hablar en otras lenguas, que produce edificación.
3 - El ayuno, que produce dominio propio.
4 - La Palabra de Dios, que produce revelación
5 - Las vigilias, que producen sentidos despiertos.
6 - El evangelio, que produce almas rendidas al Señor.
7 - La obediencia, que produce dominio de la carne.
8 - El amor, produce el ser amado por otros.
9 - Las acciones, que producen reacciones.
10-La fe, que produce milagros de toda índole.
11-Practicar la gracia, que produce perdón.
12-La misericordia, que produce compasión.
13-Confesión profética, que produce realidades.
14-La alabanza, que produce o nos hace sentir la presencia de Dios.
15-La adoración, que produce intimidad con Dios.
16-El dinero, que produce prosperidad económica.
Como vemos cada semilla tiene su respuesta lógica, ya que se cosecha según la especie que se siembra, eso lo dice la Biblia: “El que sembrare iniquidad, iniquidad segará, y la vara de su insolencia se quebrará” Proverbios 22:8. Esta es una cosecha consecuente con la siembra que se hace de la iniquidad. No debemos olvidar que Pablo también nos lo dice: “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará” Gálatas 6:7.
La escasez o la abundancia de la cosecha, depende de la generosidad o de la tacañería que nos domine.
Tú desafío hoy: Practica esta ley y veras crecer tus activos. Recuerda: Camina como líder sembrando en el Reino de Dios en esta semana y notarás el cambio en tu liderazgo.

1.10.2007

QUINTA LLAVE PARA CAMINAR COMO LIDER: EL SERVICIO

Como hombres de Dios debemos tener un nivel de conciencia, de que el deseo de servir debe se mayor, que nuestros intereses personales.
Servir es apoyar a otros a encontrar lo mejor de ellos mismos. Servir es disfrutar el regalo de dar lo mejor de uno mismo, sin esperar respuestas determinadas.
Al Servir, se debe reconocer que tenemos la capacidad y la posibilidad de darnos a nosotros mismos y que por lo tanto, ello será la mejor recompensa.
¿Recuerdas cuando decidiste servir y dar de lo mejor de ti para una causa que te tocó el alma?
¿Como te permitiste servir en forma entusiasta con personas, que normalmente tus juicios o tus miedos no toleraban?
¿Como sentiste la libertad de hacer lo que en la cotidianeidad no te permitías? Te diste la posibilidad de aprender lo que en otros momentos ni siquiera te das cuenta que no sabes.
En esos instantes en que serviste, viviste cada momento, con intensidad y pasión abriéndote a gozar la aventura de tu vida; pues al practicarlo, nos damos cuenta que servir produce gozo.
¿Recuerdas que cuando serviste, eras más flexible y tolerante ante lo que te parecían los errores de los otros? Esto porque hacías más importante la causa y tu misión que tus opiniones personales.
Tú sabes cuanto creciste, cuantos aspectos de tu manera de ver la vida mejoraron para siempre.
Cuantas personas conociste que tocaron tu corazón y de muchas formas estarán contigo para siempre. ¡Los ganaste para tu causa, sirviéndoles!
Tal vez algunas cosas fueron difíciles o dolorosas, eso es parte de la vida, son otra lección de la que puedes aprender.
Soltando la carga del rencor o el reproche, el líder sirve a su comunidad. El líder sabe pasar por encima de sus prevenciones y sentimientos negativos. El líder valora generosamente el aporte de los demás. El líder agradece lo que cada uno da, en la forma en que cada uno lo hace.
El líder sabe que cada día y cada momento son una oportunidad de servir y dar de lo mejor de si mismo y que si se deja pasar ese momento, este no volverá a suceder y quizá habremos perdido una oportunidad para crecer.
Cuando das sin esperar una recompensa, te abres a los verdaderos tesoros de la vida que nunca llegan, como cuando los esperas.
Quiero invitarte a descubrir y disfrutar la llave del servicio. Recibirás dos llaves más de este programa a través de tu email. Con estos estudios podrás descubrir otra mirada de tu vida.
Tú desafió en esta ocasión: Usar tu llave del servicio durante las próximas veinticuatro horas. Estoy seguro que sembraras esperanza y fe en ti mismo y en otras personas, con comentarios frases o consejos. Harás algo en forma anónima para mejorarles el día a otras personas.
Compartirás con tus discípulos que ha significado para ti Servir y que has ganado en tu vida al hacerlo.
En este aparte cabe recordar la acción del Gran Maestro: Jesús de Nazaret, quien sabiendo que le quedaban pocos días de vida, hizo algo digno de admirar e imitar: “Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido” Juan 13:5.
Cristo es un tremendo ejemplo, él practicó lo que enseñó, ya que anteriormente había dicho: “Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos” Marcos 10:45.
No lo olvides: Valora tu poder de servir mientras esperas la sexta llave. Recuerda: Camina como líder y notarás la diferencia.

1.01.2007

CUARTA LLAVE PARA CAMINAR COMO LIDER: EL ESCUCHAR

CAMINA COMO LIDER: ESCUCHA
Para ser una persona que camina como un líder debes aprender a escuchar. Este arte es ponerse en los zapatos del otro sin olvidar los propios, a esto se le llama empatía. Un buen líder se enfoca en escuchar antes que en hablar.
Lo valioso no es lo que se diga sino lo que se escucha. Lo que interesa es que mis cercanos se sientan escuchados por mí, en vez de que ellos siempre me escuchen con la misma perorata.
Recuerda esos momentos cuando has usado la llave de escuchar y como las personas te han dicho que se han sentido bien hablando contigo.
Ten presente esas ocasiones en las que más que escuchar únicamente con tu mente, has estado presente para esa persona con lo mejor de ti y con todo tu corazón.
Para ellos has dejado tus juicios, olvidando por un instante lo que piensas que esta persona debería o no debería hacer y realmente has escuchado con tus ojos, con tus oídos y sobre todo con toda tu alma.
Piensa en aquellos instantes en los que buscas entender antes de esperar que te entiendan a ti. Cuando escuchas no únicamente las palabras, sino también los silencios.
Cuando te comunicas como si fuera la última vez en tu vida, es cuando tienes la oportunidad de conectarte con ese ser humano, porque de alguna manera ese instante nunca volverá a repetirse de nuevo.
Cuando oyes no con la actitud de quien todo lo sabe, sino como un niño que todo lo quiere saber, es entonces cuando se te revela la solución de los problemas y es cuando la otra persona se te abrirá a todo lo que digas.
Quien no escucha piensa en que va a responder y lo hace aun antes de que el otro termine la frase.
Quien no escucha piensa en contestar para defender su opinión, en vez de abrirse a enriquecerse con el punto de vista del otro.
Quien no escucha asume una actitud defensiva. Quien no escucha cree que sabe más que el otro.
Quien no escucha habla solo de lo que le interesa y no se abre a participar en lo que para el otro es importante.
Te propongo un desafío: Durante las próximas veinticuatro horas observa como escuchas. Escribe que estás haciendo para escuchar, que te acerca a lo que las personas te quieren comunicar. Que estás haciendo que te aleja de quienes te perciben como alguien interesada en tu punto de vista solamente.
Si en verdad estás escuchando, da un paso más: Pregúntale a cada uno de tus cercanos, a tus discípulos, a los de tu familia, a tus amigos y colegas de trabajo, si creen que tú los escuchas.
Comparte con tus discípulos tus reflexiones de esta experiencia. Valora tu poder de escuchar, mientras esperas la próxima llave y recuerda: Camina como líder que está interesado en escuchar a los demás siempre y notarás la diferencia.
El consejo Divino es el siguiente: “Acerca de esto tenemos mucho que decir, y difícil de explicar, por cuanto os habéis hecho tardos para oír” Hebreos 5:11. Lo fácil se hace difícil porque algunas personas se han hecho tardos para oír. Salomón entendía bien esta situación y por eso escribió: “Al que responde palabra antes de oír, le es fatuidad y oprobio” Proverbios 18:13.
FELIZ AÑO NUEVO; Que en este nuevo año todos los proyectos, sueños y deseos los vean hecho una realidad.


12.23.2006

LLAVE TERCERA PARA CAMINAR COMO UN LIDER: EL DISFRUTAR

¿Recuerdas cuando elegiste algo con claridad a pesar de que la lógica y las dificultades te decían que era imposible, pero lo lograste? ¿Recuerdas tu entusiasmo? ¿Como elegiste usar la llave de Disfrutar la aventura de luchar?
Como en vez de quejarte, asumías los problemas como un desafió, que sabias que tarde temprano ibas a superar.
En ese otro momento cuando tenias que hacer algo que no querías, pero sabias que esa tarea te acercaría a tu sueño. Entonces elegías la llave de disfrutar lo mejor que podías; así lo hacías más fácil y más grato.
Cuando alguna persona se interponía en lo que hacías tú en vez de confrontar destruir o rendirte; buscabas con inteligencia la manera de ganar la voluntad de ese ser, o al menos vencer la resistencia sin crear otro problema para ti. ¡Que divertido resultaba! Disfrutabas conquistando los monstruos con la luz de la gracia del Señor.
¿Recuerdas cuando te sentías muy lejos de tu sueño? En vez de permitir que la impaciencia aumentara tus sombras y dudas, decidías saborear la fuerza de tu propia paciencia y comprobabas tu capacidad de mantenerte enfocado en lo que perseguías
Ante cualquier imprevisto en vez de reaccionar impulsivamente, buscabas con apertura y flexibilidad algunas sencillas soluciones de las que con frecuencia salías aun con más fuerza. De manera que elegías la llave de disfrutar de tu capacidad de superar los imprevistos.
Aun en aquellos momentos en los que parecía que lo que hacías nada tenia que ver con tus gustos o tus sueños, elegías la llave de disfrutar cada momento haciendo lo mejor que podías porque sabías que la buena actitud y la alegría, abren puertas donde solo se ven las rocas.
Quien no actúa como líder no se siente dueño de su vida. Quien piensa como esclavo, cree que su felicidad o bienestar esta en las manos de otras voluntades. Esclavo es quien espera a que alguien lo libere.
Quien tiene mentalidad de esclavo se queja, reniega, sabotea se enfoca lo que no funciona. Busca problemas en vez de las salidas. Quien piensa como esclavo se siente pobre, porque se enfoca en lo que no tiene.
Quien piensa como esclavo, se siente solo, aunque este rodeado de personas, pues condiciona los afectos a que todos calcen su propia talla y su caprichoso estilo.
Quien piensa como esclavo, busca apoyo A través de la rabia que intimida; o cuenta historias que inspiran compasión.
Quien piensa como esclavo se resiente con quien le ayuda, porque siente que el mundo entero tiene que resolverle la miseria que con su actitud ha creado.
El líder sabe que ante cualquier circunstancia, siempre hay algo que esta en sus manos elegir y es su actitud de usar la llave de Disfrutar cada momento,
Al respecto el Apóstol Pablo nos exhorta: “Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!” Filipenses 4:4. No importa cual sea nuestra situación, debemos mantener el gozo y disfrutar de la vida: “Como entristecidos, mas siempre gozosos; como pobres, mas enriqueciendo a muchos; como no teniendo nada, mas poseyéndolo todo” 2 de Corintios 6:10. El disfrutar siempre debe estar presente en nuestro diario vivir, pues así contagiaremos a otros para gozar a pesar de las circunstancias; nunca debemos olvida este consejo: “Estad siempre gozosos” 1 de Tesalonicenses 5:16. Siempre, en momento de circunstancias adversas, este versículo me ha dado fuerza para continuar hacia delante: “Luego les dijo: Id, comed grosuras, y bebed vino dulce, y enviad porciones a los que no tienen nada preparado; porque día santo es a nuestro Señor; no os entristezcáis, porque el gozo de Jehová es vuestra fuerza” Nehemías 8:10. Camina como líder que se goza aun en las vicisitudes y notarás la diferencia.
FELIZ NAVIDAD

11.17.2006

SEGUNDA LLAVE PARA CAMINAR COMO LIDER

EL CRECER: Es en la vida lo único seguro para cambiar lo que antes funcionaba, pero que hoy no funciona. Lo que ayer era imposible o impensable, hoy es ordinario. Lo que era obligatorio, hoy es prohibido. Por lo que dabas antes la vida hoy te parece una ridiculez.
Puedes esperar a ver como te afectará el cambio o puedes decidir usar el cambio para crecer en la dirección que quieres para tu vida.
El líder utiliza el cambio para crecer y reconstruirse. ¿Recuerdas cuando elegiste con determinación mejorar y crecer en un aspecto importante de tu vida? ¿Aquel momento en el que pensaste no en cambiar las circunstancias, sino en crecer cambiando la manera como actuabas ante ellas?
¿Cuando decidiste con determinación que harías lo necesario para crecer y convertirte mas en la persona que querías ser? ¿Cuando dejaste de esperar que las personas te vieran de una forma y reconociste que lo importante era la forma como tu te vieras?
Fue aquel momento en el que decidiste crecer en tu propia dirección, tuviste la disposición de reconocer tus propios errores y te abriste a reconocer que no sabias pero con disposición a corregir tus errores.
Fue cuando decidiste encontrar lo mejor para tu vida aun en lo mas difícil. Hoy como quiero invitarte a descubrir: La Llave del Crecer. Si deseas aprovecharlo, elige un equipo de tres a cinco personas, preferiblemente que estén bajo tu discipulado. Si no lo están, búscalas y comienza este grupo. Con esta manera de discipular podrás descubrir otra mirada de tu vida y ayudarás a otros a crecer mientras tú también lo haces.
Siempre tendrás este desafío: Hoy debo ser diferente al ayer, pues al crecer soy muy diferente a hace cinco o diez años. Esto es el resultado de tu decisión de crecer, de cambiar actitudes, valores o mejorar habilidades que hoy te hacen de ti, una mejor persona.
Hoy en muchos aspectos has crecido y te sientes con más libertad y seguridad. Tal vez hay otras áreas de tu vida en las que sientas que aun tienes mucho que mejorar, pero ten cuidado, esto no invalida tus avances.
Has una lista escrita de las actitudes que has mejorado en ti. Has una lista escrita de los valores que ahora con alegría vives más plenamente. Has una lista escrita de las habilidades que has desarrollado y que ahora disfrutas
Has una lista escrita de las actitudes negativas que quieres comprometerte a cambiar. Has una lista escrita de los valores que quieres vivir más plenamente. Has una lista escrita de las habilidades que quieres desarrollar más.
Esto debes compartirlo con tus discípulos, pero antes de hacerlo muéstrale tus listas a una o varias personas cercanas que te aprecian y escucha sus opiniones. Después comparte con tus discípulos, como esto mejoraría tu vida y la de los tuyos, si tú hicieras los cambios que quieres y has una lista de estos beneficios.
Valora tu Poder de Crecer mientras esperas la tercera llave y recuerda: Camina como Líder, y notarás la diferencia.
El sabio Salomón nos exhorta a crecer cuando nos dice: “Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto” Proverbios 4:18. El apóstol Pablo, también nos asegura esto: “Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros” 1 de Tesalonicenses 3:12. Camina como líder, crece cada día y en cada oportunidad que se te presente.

10.28.2006

PRIMERA LLAVE PARA CAMINAR COMO LIDER

Llave primera: La elección
Esta llave la denominaremos: La elección.
Un líder sabe que no elige en donde nace o en que circunstancias viene a este mundo, pero el líder sabe que cuando tiene metas claras puede elegir en donde y como vivir en este mundo.
¿Recuerdas cuando has usado tu llave de la elección? ¿Cuando has elegido con claridad lo que quieres? Entonces tu mente ha encontrado el como y ha creado los recursos que antes no tenias. Cuando has usado tu llave de la elección, has sabido conseguir el apoyo, del que no disponías.
Cuando has usado tu llave de la elección para definir tus metas con claridad, no te confundes con las diversas opciones, por que sabes cuales son las vías que te acercan a tus metas.
Como buen líder cuando eliges tus metas con determinación, no esperas la buena suerte porque tienes la certeza de que la buena realización no llega por la suerte, sino que se construye.
Tú sabes que la fuerza de tu elección crea las condiciones, abre oportunidades y construye caminos en donde no existen, aunque parezca imposible o locura. Existe un dicho muy popular: Los locos construyen caminos, por donde los cuerdos más tarde habrán de transitar. Quien no sabe para donde va, bien puede llegar a donde no quiere.
Quien no elige lo que quiere, no tiene derecho de quejarse por que otros le decidan su vida. Progresar, salir adelante, estudiar, trabajar duro no son metas claras. Cumplir múltiples ocupaciones o responsabilidades sin elegir metas claras, es como andar un motor con ruedas pero sin dirección.
Se moverá hacia delante, pero delante puede estar el precipicio o la dificultad innecesaria. Esto solo lleva a seguir andando y por lo tanto, al cansancio y a la frustración; tarde o temprano a la apatía, o a la idea de que ningún esfuerzo vale el costo porque no se siente que se está llegando a alguna parte.
Esto por que no se han elegido metas claras. Las metas le dan dirección a ruedas de tu imaginación y optimizan la fuerza del motor de tu voluntad.
Estudiar una carrera, no es una meta clara, graduarse de la profesión deseada en tal universidad, es una meta clara
Conseguir empleo, no es una meta clara. Conseguir el cargo deseado en tal institución, es una meta clara
Conseguir una casita, no es una meta clara. Comprar una casa de dos pisos en tal barrio, es una meta clara
Conseguir el dinero suficiente para tener tranquilidad, no es una meta clara, tener un patrimonio de varios millones de dólares en diez años, es una meta clara.
Salir de deudas, no es una meta clara. Pagar esta deuda y esta otra antes de fin de año, es una meta clara
Pasar mas tiempo con mi familia, no es una meta clara. Compartir y jugar con mis hijos media hora al día, es una meta clara
Dejar de meterme en problemas con la gente, no es una meta clara. Mejorar mis relaciones con personas específicas a mi alrededor, si es una meta clara.
Por último, no olvides que si tienes la responsabilidad de elegir, no debes hacerlo solo; consulta con el Señor y con tus amigos. Los consejeros son importantes aunque no deben decidir por ti lo que debes hacer: “Donde no hay dirección sabia, caerá el pueblo; mas en la multitud de consejeros hay seguridad” Proverbios 11:14.
La llave de la elección esta claramente definida en el Libro Sagrado cuando dice: “Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal; porque yo te mando hoy que ames a Jehová tu Dios, que andes en sus caminos, y guardes sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, para que vivas y seas multiplicado, y Jehová tu Dios te bendiga en la tierra a la cual entras para tomar posesión de ella” Deuteronomio 30:15-16. Antes que nada decide elegir todo lo que claramente el Señor te ordene hacer. Camina como líder y elige bien.

10.08.2006

VIVAMOS COMO EL ÁGUILA

De toda la belleza y sabiduría que nos presentan algunos animales, el águila es el ave de quien más aprendemos lecciones. Tomada como símbolo desde la antigüedad hasta hoy, para representar la libertad; visto en la destreza de abrir sus alas; la belleza en sus tonados colores, el poder, valor y excelencia por su majestuosidad en el vuelo y sabiduría para vivir muchos años, es el ave más grande y pesada para mantenerse a elevadas alturas y por prolongados tiempos. Su forma de vida nos inspira para tomar su ejemplo.
Del águila aprendemos el principio de la sabiduría.
Ver volar a un águila directamente hacia un temible frente de una tormenta podría hacernos pensar en un acto suicida de parte de un tonto animal que en lugar de huir del fenómeno, lo enfrenta de una manera osada. Pero el asunto es otro bajo la perspectiva del águila y no la nuestra. El águila con una sabiduría natural sabe, que frente a la tormenta, su mejor postura no es volar dejándose perseguir por las nubes que impulsa el viento mismo. Cuando la tormenta se avecina, la enfrenta, abre sus alas tan grandes como le sea posible con el fin de que el tempestuoso viento la empuje hacia arriba. En este acto ella sabe que soportará la oscuridad de las nubes en una considerable distancia; sin embargo, después de esto verá el sol y la temible tormenta quedará bajo sus pies. Sus alas abiertas le levantan en la dificultad. De esta sabia decisión aprendemos cómo actuar cuando llega una tormenta. Las circunstancias negativas pudieran ser atajos para llegar más arriba de donde aspiramos, o precipicios por donde nos deslizamos sin esperanza. La llegada de los problemas no es para que huyamos de ellos, o nos persigan, sino para que nos levantemos por encima y los conquistemos.
Del águila aprendemos la nobleza de la fidelidad.
El águila es el animal que más valor le da al concepto del hogar y de la familia. Se les conoce como los animales más monógamos. Se aparean para toda la vida, por lo tanto su nido lo comparten de manera permanente con su pareja. No hay cabida para otro intruso o intrusa en su recinto. Esto explica por qué ellas hacen un sólo nido, al que cuidan y renuevan durante toda su vida. Algunos nidos han llegado a medir hasta 6 metros de largo por 2 de ancho. Para la pareja, ese nido es muy importante, porque además de tenerlo como su intimidad y exclusividad, allí nacerán sus aguiluchos. En ese hogar la pareja de águilas criará y formará a sus hijos. Las enseñanzas básicas girarán en torno a cómo desarrollar sus instintos como medio de sobre vivencia. De modo que cuando los aguiluchos ya están fuertes, crecidos y tienen capacidad de sustentarse por sí mismos, y con el instinto de conservación ya bien desarrollado, sus padres toman la decisión de hacerlos salir del nido, empujándolos hasta que tomen la confianza y destreza necesaria para volar por sí mismos. En todo esto vemos toda una paternidad y maternidad responsable. Y en el caso del águila macho, un elevado concepto de dominio propio para mantenerse fiel a su compañera, la que cambiaría solo si la muerte les separa. ¡Esto es fidelidad conyugal!
Del águila aprendemos la importancia de la renovación.
Hemos dicho que el águila puede llegar a vivir de setenta a ciento veinte años. Pero esto no llega solo, requiere de una transformación. Cada veinte años, ella sufre un proceso de oxidación para seguir volando. Sus uñas están apretadas y flexibles, esto le dificulta tomar la presa. Su pico largo y puntiagudo, se curva, dirigiéndose hacia el pecho. Sus alas están envejecidas y pesadas y sus plumas gruesas. Frente a esto el águila tiene dos alternativas: Morir o enfrentar un doloroso proceso de renovación que durará sesenta días. Lo primero que hace es volar hacia una montaña de donde no pueda salir. Una vez allí comienza a golpear su pico con la pared hasta arrancarlo. Con el pico crecido desprenderá todas sus uñas. Con sus uñas crecidas comenzará a desplumar sus plumas viejas. Después de esto, sale para un vuelo de renovación y a vivir 20 años más, hasta cumplir seis procesos. Parecido a esto es lo que hace Dios cuando decidimos levantarnos; porque: "Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias. El que rescata del hoyo tu vida, el que te corona de favores y misericordia; el que sacia de bien tu boca, de modo que te rejuvenezcas como el ÁGUILA”. Salmo 103: 3-5.